Molde de calavera para galletas, silicona para hielo y + Halloween -2021-

Actualizado el 08/03/2021

Las calaveras no pueden faltar en Halloween. Son un distintivo de esta fiesta. ¿Quieres darle un toque especial este año? ¡No lo dudes! Elige entre esta selección de moldes de calavera al mejor precio: para cortar galletas, de silicona para repostería (bizcochos, tartas, chocolate, fondant de azúcar, helados…), para hacer cubitos de hielo e incluso un sorprendente ¡molde de calavera para huevo frito! Pero primero, ¿de dónde viene la costumbre de preparar dulces de calaveras? ¡Descúbrelo!

La tradición del truco o trato: ¿A que te intriga saber su historia? ¿Por qué las calaveras?

Las calaveras y los dulces de calaveras en Halloween son una tradición. Prepararlos es una actividad divertida y que une a la familia. Un pasatiempos ideal para hacer todos juntos en casa y que los niños esperan con ansia todo el año.

Pero, ¿cómo surgió esta tradición?

Empecemos por el principio: el truco o trato.

¿De dónde viene el nombre “truco o trato”?

Truco o trato es una traducción del inglés Trick-or-treat.

Treat, entre otras cosas, significa “golosina”. Y en realidad, más que un “truco” se trata de una broma o un susto.

Por lo tanto, una traducción más ajustada sería algo así como “susto o dulce”, “broma o golosina”, “travesura o dulce”…

¿Cuál es el origen del “truco o trato?

Trick-or-treat es una leyenda popular originaria del pueblo celta.

Según esta leyenda, la noche de Halloween los espíritus de los difuntos y todo tipo de criaturas y entes fantasmagóricos vagaban por la Tierra.

Cuenta la leyenda que uno de ellos, llamado Jack-o’-lantern, era terriblemente perverso.

En la noche de Halloween Jack-o’-lantern recorría las casas de pueblos y aldeas pidiendo el trick-or-treat. Sus exigencias podían llegar a ser enormes, pero debían cumplirse porque lo realmente terrible era no hacer el pacto. En este caso, Jack-o’-lantern maldecía la casa y a sus moradores, que sufrían todo tipo de infortunios y desgracias: desde enfermedades, la muerte de los animales de granja, el incendio de su hogar…

Para protegerse de este terrible ser fantasmagórico, los celtas vaciaban y tallaban calabazas con formas horrendas que asustaran al espectro. Para aumentar el efecto terrorífico, solían iluminarlas metiendo una vela dentro.

En España también hay tradiciones relacionadas con el día de los difuntos, debido a su origen celta.

Por ejemplo, en Asturias durante el siglo XVIII los niños pedían comida de casa en casa, portando lámparas. En Castilla adornaban las casas con calabazas talladas con caras malvadas en las que introducían una vela, para atraer a entes protectores. En Ajalvir empleaban calaveras de burros en lugar de calabazas.

“Truco o trato” en la actualidad

En Estados Unidos, en Halloween es tradicional la práctica del “truco o trato”. ¡A los niños les apasiona!

Ese día se disfrazan y recorren las casas del vecindario llamando a las puertas. Entre los disfraces preferidos están el de esqueleto y calavera.

Cuando les abren, preguntan “¿Truco o trato?” con el objetivo de que les den golosinas o dinero (cumplir el trato). Y si no lo hacen, entonces los niños gastan una broma, que puede ser desde abucheos “metiendo miedo” con sus disfraces hasta cubrir la casa con tiras de papel higiénico, rociar la puerta con espuma de afeitar o incluso lanzar huevos (si están podridos, “mejor” buuuuuuu…).

Como ocurre con tantas otras cosas, esta práctica se ha extendido a otros países. En España, cada vez gana más fuerza, aunque como vemos por sus orígenes celtas no es puramente importada, sino que ya existían tradiciones similares en muchas zonas.

Las calaveras mexicanas: la Calaverita

Existe una versión de esta actividad del truco o trato en México que se llama “Calaverita”.

Ese día se preparan unos dulces tradicionales con forma de calavera.

En este caso, los niños también se disfrazan y recorren las puertas de los vecinos. Pero en lugar de pedir “¿Truco o trato?” preguntan “¿Me da usted mi calaverita?”, refiriéndose a la galleta de calavera.

¿Quieres hacer tú también estos dulces? ¡Elige los tuyos!

Molde de calavera para galletas

Con estos moldes de calaveras podrás hacer monstruosas galletas de Halloween. ¡Disfruta con los peques preparando estos originales dulces!

Solo tienes que preparar la masa, estirarla con el rodillo, recortarla con los cortadores, hornear y ¡ñam, ñam!

Cortadores de calavera para galletas

Empezamos con este cortador para galletas de un tamaño grande, de una medida máxima que oscila entre 13 y 20 cm aproximadamente.

Molde de silicona calavera para repostería Halloween

Con estos moldes de diseño de calavera podrás preparar pasteles, tartas, chocolate, azúcar fondant o paste de azúcar, pan, muffins, galletas, adornos para tartas… Son fáciles de llenar y desmoldar. ¡Elije el tuyo!

También podrás emplearlos para hacer calaveras de hielo, aunque más adelante tienes un apartado con moldes sorprendentemente realistas específicos para cubitos de hielo con forma de calavera.

Otras utilidades creativas incluyen jabón de calavera y manualidades de Halloween con plastilina.

Molde de calavera silicona para hielo

Este Halloween, en tus reuniones de amigos y familia, sorprende a tus invitados con estos escalofriantes moldes de cubito de hielo de calaveras. Pon un toque de distinción terrorífico a tus bebidas.

Puedes elegir desde cubitos de hielo de calavera tamaño normal hasta impresionantes y realistas calaveras de hielo del tamaño de una copa.

Bandejas de moldes de calaveras hielo

Moldes de silicona calaveras 3D para hielo

Molde para huevo frito con forma de calavera

¿A que nunca lo habías pensado? Pues sí, se puede hacer un huevo frito o a la plancha con forma de calavera que entusiasmará a los más peques (y no tan peques…). ¡Deja a todos con la boca abierta!

¿Cómo imaginas que se puede conseguir? No, no tienes que recortar el huevo 🙂 Te lo explicamos a continuación.

¡AGOTADO! Vuelve más tarde 👍

Sigue estos sencillos pasos:

  • Casca dos huevos.
  • Separa las yemas de las claras, dejando cada yema en una tacita individual.
  • Pon al fuego una sartén con un poco de aceite (es un huevo a la plancha, la cantidad de aceite suficiente para que no se pegue al fondo).
  • Coloca el molde en el centro de la sartén.
  • Cuando la sartén esté caliente, echa las claras dentro del molde, cuidando que quede repartida por toda la calavera, incluidos los huecos de los ojos (para que luego las yemas se peguen bien al huevo).
  • Espera hasta que se empiecen a cuajar (se ponen blancas).
  • Este es el momento de echar una yema en cada ojo, con cuidado de que no se rompan.
  • Deja un poco más al fuego, hasta que la clara esté completamente blanca pero sin cuajar las yemas.
  • ¡Y a disfrutar y sorprender con tu creación culinaria!

Te puede interesar

Última actualización el 2021-06-22 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados